0a89c0b5">

Baterías de hidrógeno para drones: el elemento químico que promete disfrutar de horas de vuelo

Una de las limitaciones que más nos limita como pilotos de drones cuando volamos nuestros aparatos es su escasa autonomía. Debido a esto se hace una obligación llevar siempre más de una batería cargada para poder disfrutar de un rato largo de vuelo.

Pero ahora tenemos noticias prometedoras que parecen terminar con este problema. Ya hay compañías que están desarrollando baterías que pueden alargar la autonomía de nuestros drones.

Baterías de hidrógeno

Hace poco tiempo el fabricante de drones MMC probó su cuadricóptero HyDrone 1550, un cuadricóptero equipado con una batería de hidrógeno que consiguió volar a una altura de 4.300 metros, una hazaña que no habría logrado realizar un drone con batería de litio, ya que las bajas temperaturas a esa elevación acabarían estropeándola.

Otro paso más ha dado la empresa británica Intelligent Energy, que recientemente ha firmado un contrato con una empresa de soluciones industriales para equipar los drones de esta última con sus baterías de hidrógeno.

Mientras en España, Light Energy, el proyecto desarrollado por un grupo de investigadores de la Universidad de Valladolid, ha llamado la atención del fabricante UAVs.

El proyecto se basa en la posibilidad de almacenar hidrógeno en estado sólido y no en estado gaseoso, en un compuesto que al ser calentado libera el hidrógeno. En estado sólido el hidrógeno se almacena más fácilmente y de forma mucho más ligera, lo que aumenta la densidad energética y, por tanto, la autonomía energética de los dispositivos.

Así, el protagonista de una batería de hidrógeno sería la pila de combustible de hidrógeno que llevaría en su interior. Al igual que ocurre con una pila eléctrica, la de hidrógeno consigue producir la energía suficiente para mover, en este caso, los motores de un drone.

El hidrógeno como vector energético

El hidrógeno es un vector energético, eso significa que primero hay que producirlo y después se puede utilizar. Es exactamente lo mismo que la electricidad, la diferencia entre la electricidad y el hidrógeno reside en que el primero resulta mucho más difícil de almacenar que el segundo. Y al ser el hidrógeno un combustible químico se puede almacenar todo el tiempo que se desee sin perderlo.

Los drones no serían el único campo de aplicación de las baterías de hidrógeno. Las baterías de hidrógeno cuentan con tres ámbitos de aplicación. Uno sería en viviendas, algo que ya es comercial, ya puede comprar una pila de combustible de hidrógeno para casa o para el edificio. Otro sería el transporte y la tercera, la electrónica de consumo, donde no sólo entrarían los drones, por ejemplo en lugar de recargar el móvil cada día, lo podríamos recargar una vez a la semana.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.