Bombas autoaspirantes: todo lo que debes saber para su uso

Las bombas autoaspirantes ofrecen interesantes ventajas operativas para infinidad de aplicaciones industriales, desde el trasvase de aguas residuales, aguas arenosas o aceites a sistemas de riego para la agricultura. Si estás pensando en adquirir una de estas bombas industriales, es importante tener en cuenta algunas consideraciones de uso y mantenimiento, que te permitirán alargar su vida útil y garantizar un rendimiento óptimo. ¡Sigue leyendo y descubre cómo sacar el máximo partido a estos equipos!

Bombas autoaspirantes: principio de funcionamiento

¿Cómo funciona el autocebado de estas bombas industriales? Básicamente, la presión negativa generada por el movimiento del impulsor rotatorio impulsa al aire dentro de la bomba y lo mezcla con el líquido dentro de la carcasa. Dentro de la cámara, la baja presión hace que el aire, más ligero, sea expulsado fuera de la bomba a través de la tubería de impulsión, mientras que el líquido, más pesado, recircula por el interior de la cámara. Una vez se ha eliminado el aire, se ha completado el cebado de la bomba, que funcionará como una bomba centrífuga convencional.

Las bombas autoaspirantes más comunes para uso industrial son las bombas centrífugas autoaspirantes, si bien también podemos encontrar otros ejemplos destacados de bombas autocebantes como las bombas peristálticas, pertenecientes a la categoría de bombas volumétricas rotativas.

Operación de bombas autoaspirantes

Una de las principales consideraciones a tener en cuenta a la hora de operar con bombas autoaspirantes es que este tipo de bombas industriales no puede funcionar en seco, por lo que siempre debemos asegurarnos de que existe un nivel de líquido suficiente en el depósito de aspiración. Las bombas autoaspirantes tampoco deben ponerse en funcionamiento con la válvula de descarga cerrada.

Por otra parte, siempre que trabajamos con bombas industriales, es recomendable comprobar que la potencia absorbida y la altura total manométrica se mantienen dentro de los niveles especificados por el fabricante. Asimismo, deben evitarse las vibraciones y variaciones bruscas de presión en las tuberías.

La longitud y el diámetro de la manguera o tubería de la bomba también son factores importantes para el correcto rendimiento de las bombas autoaspirantes. Cuanto más larga y ancha sea esta manguera, más difícil será mantener la capacidad de succión. Si estás pensando en renovar tu equipo con una nueva bomba industrial, consulta con tu fabricante sobre las especificaciones técnicas que necesitas, teniendo en cuenta las exigencias del trabajo a realizar.

Asimismo, si bien estas bombas industriales ofrecen unas excelentes prestaciones, los expertos también apuntan que pueden tener problemas para operar en climas fríos. En estos casos, podría ser recomendable el uso de calentadores o el drenaje del líquido, ya que la congelación del líquido podría causar daños graves en la carcasa.

Mantenimiento de bombas autoaspirantes

El bajo coste de mantenimiento de las bombas autoaspirantes, como las que puedes encontrar en Bombas Boyser, es una de sus grandes ventajas frente a otros modelos de bombas industriales. Las piezas más susceptibles al desgaste son sus componentes elásticos, por lo que es importante revisarlas periódicamente y sustituirlas si fuera necesario. Estos equipos normalmente se colocan en superficie y permiten acceder fácilmente al interior, para facilitar las tareas de mantenimiento.

Finalmente, las fugas representan uno de los principales riesgos a la hora de operar con bombas autoaspirantes, por lo que también es fundamental comprobar que no existen pérdidas de aire en los conectores, la línea de succión o los sellos de la bomba.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.