El hidrógeno verde como alternativa a los combustibles fósiles

El hidrógeno podría convertirse en la energía del futuro sustituyendo a los combustibles fósiles. El aprovechamiento de esta energía podría estar mucho más cerca de lo que pensamos.

En la actualidad las soluciones más respetuosas con en medio ambiente solo se pondrán en funcionamiento si son atractivas económicamente. Y ese es el objetivo. En el futuro el hidrógeno verde tiene que ser tan competitivo en costes con los combustibles fósiles.

Nuevas tecnologías de intercambio iónico

En este sentido avances en tecnología de electrolizadores de membrana de intercambio iónico se han puesto en marcha en más de 33 países. Este tipo de tecnología convierte la electricidad renovable en hidrógeno gaseoso sin emisiones de CO2.

El electrolizador AEM megavatio, que se ha desarrollado de forma más rápida y barata de lo que se creía posible, ya abastece de combustible a coches y aviones, alimenta la industria y calienta los hogares.

¿Qué es el hidrógeno verde?

Gran parte del hidrógeno del planeta está contenido en el agua. El llamado hidrógeno verde es una forma de extraerlo sin emisiones. Esta extracción se basa en la energía renovable, que se utiliza para alimentar la electrólisis. La electrólisis es el proceso químico necesario para separar los átomos de hidrógeno y oxígeno del agua.

El hidrógeno verde únicamente produce vapor de agua como residuo. Se trata de un recurso natural que se viene utilizando desde principios del siglo XIX y que ha impulsado desde entonces tanto a coches y vehículos de motor, como a naves espaciales y dirigibles, los mismos que llenaron los cielos de buena parte del mundo a principios del siglo XX.

El proceso de generación de hidrógeno verde

La extracción de “hidrógeno verde” ha venido siendo objeto de críticas, por su escasa eficacia y su elevado coste. Simplemente adoptando este proceso de generación de hidrógeno verde, seríamos capaces de ahorrar los más de 830 millones de toneladas de CO2 que se emiten a la atmósfera anualmente.

Eso sí, esta transformación tiene un problema y es que la cantidad de energía que se ha venido necesitando para suplir con la alternativa verde alcanzaría cantidades prácticamente imposibles de satisfacer a día de hoy, que equivaldrían, según algunos expertos, a toda la demanda eléctrica de Europa en un año.

Sin embargo, gracias al sistema de intercambio iónico se resuelve estos problemas y proporciona una forma rápida y sencilla de producir energía verde, incluso a nivel particular.

Energía barata

La mitad del agua utilizada para tirar de la cadena podría alimentar una casa durante días. Este proceso asegura que el electrolizador utiliza unos 2,4 litros de agua para generar suficiente hidrógeno para la casa de una pareja durante varios días.

No obstante, el número exacto de días depende de la capacidad de almacenamiento de energía. Esta cantidad de agua equivale a la mitad del agua que se utiliza para tirar de la cadena una vez (5 litros), y ocho veces menos que el consumo de agua de un lavavajillas (20 litros).

Dispositivos de este estilo podrán comenzar a producirse en serie en el año 2022, con una intención de convertirse en una alternativa real en las próximas décadas.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.