¿En qué se diferencian un panel solar y uno fotovoltaico?

Aunque pensemos que es lo mismo ya que en ambos casos hablamos de procesos técnicos que permiten el uso de la energía solar, lo cierto es que son dos cosas distintas por lo que vamos a explicar, en qué consiste cada uno exactamente y cuáles son sus principales diferencias.

La fotovoltaica y la solar térmica son procesos técnicos para extraer energía de la radiación solar. Muchas veces se confunde paneles solares y fotovoltaicos pesando que son lo mismo,. Pero no es así de modo que es importante conocer la diferencia entre ambos.

Qué es un panel solar

El panel solar térmico es un dispositivo que contiene un fluido que, al ser calentado por el sol, transfiere calor al agua, que se utiliza para producir agua caliente sanitaria o para calentar el hogar.

El sistema solar térmico consta de un conjunto de componentes:

  1. Batería solar
  2. Intercambiador de calor
  3. Tanque para almacenar el agua caliente producida

¿Qué es un sistema fotovoltaico?

Un módulo fotovoltaico es un dispositivo que genera corriente. De hecho, te permite convertir la energía del sol en electricidad gracias al efecto fotovoltaico. Solo funcionan cuando brilla el sol y, por ello, necesitan estar unidos por otros sistemas mecánicos de generación de energía para asegurar un suministro eléctrico constante.

Paneles solares y fotovoltaicos: todas las ventajas

Optar por instalar módulos solares térmicos o un sistema fotovoltaico para tu hogar o negocio es una apuesta por el medioambiente y por el ahorro.

Ambos, de hecho, aprovechan el sol, fuente de energía inagotable, limpia y gratuita. Independientemente de las diferencias los paneles solares y la fotovoltaica tienen ventajas indiscutibles en cuanto a ahorro en calefacción, electricidad y agua sanitaria (en promedio, un sistema solar térmico cubre entre el 60 y el 70% de las necesidades de agua caliente sanitaria).

Las principales diferencias entre panel solar y fotovoltaico

Acabamos de ver que los paneles solares térmicos se utilizan para calentar el agua y, por tanto, pueden sustituir al calentador de agua o la caldera. Los paneles solares fotovoltaicos, por otro lado, transforman la energía solar en electricidad.

Producción: el panel fotovoltaico genera electricidad mientras que el panel solar térmico solo produce agua caliente sanitaria (ACS).

Material: el panel fotovoltaico está hecho de silicio, mientras que el panel solar térmico utiliza un tanque / colector para calentar un fluido.

Eficiencia: los paneles solares térmicos tienen una eficiencia del 80% mientras que los paneles fotovoltaicos absorben la radiación solar entre un 17 y un 25% en función del tipo de panel elegido y tienen una eficiencia de conversión del 20%

Dimensiones: incluso un solo panel solar térmico puede ser suficiente para calentar el agua caliente sanitaria. La energía fotovoltaica, por otro lado, requiere un tamaño mayor. Para hacernos una idea, para tener el mismo rendimiento en electricidad, con la fotovoltaica es necesario instalar al menos 9-10 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos. Para ambos, la exposición sur siempre es válida.

Instalación: se puede instalar un panel solar térmico en cualquier lugar de un edificio (sin perjuicio de la exposición sur). Los paneles fotovoltaicos, en cambio, requieren una superficie mucho mayor.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.