«

»

La mitad de las personas que piensan que tienen una alergia alimentaria, realmente no la tienen

Las intolerancias alimentarias no son lo mismo que las alergias alimentarias, pero parece que muchas personas confunden alergia con intolerancia.

Un estudio publicado el 4 de enero en la revista JAMA Network Open desveló que aproximadamente la mitad de los adultos estadounidenses que piensan que tienen alergia a los alimentos en realidad no las tienen.

En cambio, según el propio estudio, las personas que piensan que son alérgicas podrían estar experimentando síntomas de intolerancia a los alimentos. Una reacción que puede producir síntomas similares pero es menos peligrosa.

Intolerancias alimentarias

La intolerancia alimentaria implica exclusivamente al sistema digestivo. Se produce cuando alguien tiene problemas para digerir ciertos alimentos, lo que ocasiona síntomas como gases, dolor abdominal y diarrea.

Una intolerancia alimentaria no es lo mismo que una alergia, algo que es pontencialmente mortal, pero sí afecta a la calidad de vida. La intolerancia alimentaria puede ser producida por diferentes causas.

En algunas personas, puede deberse a la afección crónica del síndrome del intestino irritable. En otros casos se puede deber a sensibilidad a los aditivos alimentarios como los sulfitos, que se utilizan para conservar las frutas secas y el vino. O en otros casos la intolerancia se puede deber a la carencia de las enzimas necesarias para descomponer ciertos alimentos.

Por ejemplo, las personas que son intolerantes a la lactosa son deficientes en la enzima lactasa, que el cuerpo necesita para descomponer la lactosa, un azúcar natural presente en la leche de vaca.

Las personas con intolerancia a los alimentos pueden comer pequeñas cantidades de esos alimentos desencadenantes sin experimentar ningún problema importante.

Alergias alimentarias

En las alergias alimentarias, el sistema inmunológico del cuerpo reacciona de forma exagerada a un alimento. Cuando alguien come un alimento al que es alérgico, su sistema inmunológico reacciona a una proteína específica de ese alimento. Los huevos, el pescado, el marisco, los cacahuetes, la soja y la leche de vaca son la causa de la mayoría de las reacciones alérgicas.

Estas reacciones normalmente ocurren solo unos minutos después de la exposición a la comida, y los síntomas pueden incluir urticaria, picazón, hinchazón de la piel, calambres estomacales, vómitos, diarrea y problemas respiratorios como estornudos o congestión nasal.

En algunos casos, las alergias a los alimentos causan anafilaxis, una reacción grave que se manifiesta por una opresión en la garganta o el tórax, sibilancias, dificultad para respirar y hormigueo en las manos, pies, labios o cuero cabelludo. Si no se trata de inmediato con una inyección de epinefrina, puede ser fatal.

Las intolerancias y las alergias pueden compartir algunos síntomas gastrointestinales. Pero a diferencia de las intolerancias, las alergias alimentarias pueden ser potencialmente mortales, incluso si la persona alérgica consume una cantidad minúscula de comida, la toca o incluso la inhala. Algunos alérgenos alimentarios pueden viajar por el aire y provocar reacciones al inhalarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.