Por primera vez la Nasa alcanza la atmósfera del Sol

Por primera vez en la historia, una nave espacial ha tocado el Sol. La sonda solar Parker de la NASA ahora ha volado a través de la atmósfera superior del Sol, la corona muestreando partículas y campos magnéticos.

El nuevo hito marca un gran paso para la ciencia solar. Así como el aterrizaje en la Luna permitió a los científicos comprender cómo se formó, tocar la materia misma de la que está hecho el Sol ayudará a los científicos a descubrir información crítica sobre nuestra estrella más cercana y su influencia en el sistema solar.

Nuevos descubrimientos

A medida que se ha acercado a la superficie solar la sonda Parker ha realizado nuevos descubrimientos de los que otras naves espaciales han estado demasiado lejos para verlas, incluso desde el interior del viento solar.

En 2019 la sonda ya descubrió que las estructuras magnéticas en zig-zag en el viento solar, llamadas curvas que abundan cerca del Sol. Pero cómo y dónde se forman sigue siendo un misterio. Reduciendo a la mitad la distancia al Sol desde entonces ahora se ha pasado lo suficientemente cerca como para identificar el lugar donde se originan: la superficie solar.

El primer paso a través de la corona, y la promesa del envío de más sondas, continuará proporcionando datos sobre fenómenos que son imposibles de estudiar desde lejos.

Más cerca que nunca

La sonda solar Parker fue lanzada en 2018 para explorar los misterios del Sol viajando más cerca de él que cualquier nave espacial anterior. Tres años después del lanzamiento y décadas después de la primera concepción, finalmente ha llegado.

A diferencia de la Tierra, el Sol no tiene una superficie sólida. Pero tiene una atmósfera sobrecalentada, hecha de material solar unido al Sol por la gravedad y las fuerzas magnéticas. A medida que el calor y la presión crecientes empujan ese material lejos del Sol, llega a un punto donde la gravedad y los campos magnéticos son demasiado débiles para contenerlo.

La superficie crítica de Alfvén

Ese punto, conocido como la superficie crítica de Alfvén, marca el final de la atmósfera solar y el comienzo del viento solar. El material solar con la energía para cruzar ese límite se convierte en el viento solar, que arrastra el campo magnético del Sol con él mientras corre a través del sistema solar, hacia la Tierra y más allá. Es importante destacar que más allá de la superficie crítica de Alfvén, el viento solar se mueve tan rápido que las olas dentro del viento nunca pueden viajar lo suficientemente rápido como para regresar al Sol, cortando su conexión.

Hasta ahora, los investigadores no estaban seguros de dónde se encontraba exactamente la superficie crítica de Alfvén. Con base en imágenes remotas de la corona, las estimaciones la habían colocado entre 10 y 20 radios solares desde la superficie del Sol.

El 28 de abril de 2021, durante su octavo sobrevuelo del Sol, la sonda solar encontró las condiciones específicas magnéticas y de partículas a 18.8 radios solares sobre la superficie solar, lo que les dijo a los científicos que había cruzado la superficie crítica de Alfvén por primera vez y finalmente entró en la atmósfera solar.

Durante su vuelo entró y salió de la corona varias veces. Esto es lo que algunos habían predicho, que la superficie crítica de Alfvén no tiene la forma de una bola lisa. Más bien, tiene picos y valles que arrugan la superficie. Descubrir dónde se alinean estas protuberancias con la actividad solar proveniente de la superficie puede ayudar a los científicos a aprender cómo los eventos en el Sol afectan la atmósfera y el viento solar.

Un futuro lleno de descubirmientos

Ahora que los investigadores saben qué buscar, las siguientes órbitas de la sonda Parker pueden revelar incluso más pistas sobre los cambios de sentido y otros fenómenos solares. Los datos por venir permitirán a los científicos echar un vistazo a una región que es crítica para sobrecalentar la corona y empujar el viento solar a velocidades supersónicas. Tales mediciones de la corona serán críticas para comprender y pronosticar eventos climáticos espaciales extremos que pueden interrumpir las telecomunicaciones y dañar los satélites ubicados alrededor de la Tierra.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.