«

»

Químicos crean un papel para escribir una y otra vez

Papel reescribibile

El papel se desarrolló por primera vez en el alrededor del año 150 dC, en la antigua China. Aún es uno de los soportes más utilizados en la escritura. Se piensa que alrededor del 90% de la información de las empresas se conserva en papel, además del papel desechado tras un solo uso.

Las consecuencias de este uso, traen consigo consecuencias bastante claras: problemas ambientales como la contaminación química del aire, el agua y la tierra además de la deforestación.

Si pensamos en un papel infinito, nos imaginamos en un papel en el que escribir y borrar de forma indefinida sin llegar a desgastarlo y sin peder calidad en su lectura. Bien, en parte esto se ha logrado hacer realidad.

Químicos y científicos de la Universidad de California, Riverside, han conseguido fabrica en laboratorio un nuevo papel sobre el que se puede escribir una y otra vez. En realidad se trata de una lámina de “papel” de plástico o vidrio sobre el que se aplica la propiedad de conmutación de color de químicos colorante redox.

La impresión se consigue gracias a la luz ultravioleta para fotoblanquear, el colorante, exceptuando las partes que constituyen el texto en el papel (en otras palabras, se tinta todo menos las letras). Este nuevo papel “infinito” permite ser escrito y borrado más de 20 veces sin perder resolución o contraste.

“Este papel reescribible no requiere de tintas adicionales para la impresión, lo que hace tanto económica como ambientalmente viable” – palabras de Yadong Yin, profesor de química y director del laboratorio donde se desarrollo dicho papel.

Se asemeja a una fina película de cristal, permite ser escrito y borrado más de 20 veces sin perder calidad de resolución ni contraste

 

Este papel está disponible en tres colores: verde, rojo y azul, fruto de tintas redox.

El proceso de borrado se realiza en menos de 10 minutos, calentando el cristal a unos 115ºC, esto no supone ningún problema, porque, por ejemplo al insertar el cristal en una impresora 3D ésta se calienta a 200ºC.

“Las letras impresas permanecen legibles en alta resolución en condiciones ambientales durante más de tres días, el tiempo suficiente para las aplicaciones prácticas como la lectura de los periódicos”, dice Yin. “Mejor aún, nuestro papel reescribible es sencillo de hacer, tiene un bajo coste, baja toxicidad y bajo consumo de energía”.

Ahora, en la actualidad, en el laboratorio trabajan en aumentar el número de veces que el papel reescribible es capaz de imprimirse y borrarse, con el objetivo de conseguir las 100 veces, para así lograr reducir el coste. Además también intentan extender la legibilidad durante más de tres días e intentar añadir la impresión multicolor.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.