«

»

Ene 26 2018

Si se trasplantase la cabeza de un ser humano ¿conservaría su personalidad?

trasplanteEl neurocirujano italiano Sergio Canavero es famoso por sus ideas sobre la posibilidad de realizar un trasplante de cabeza en un ser humano dentro de un año.

La comunidad científica cuestiona si existe la tecnología suficiente como para permitir que Canavero realice la operación, programada para el otoño próximo en China.

El principal escollo viene de la conexión del tronco encefálico a la médula espinal y conseguir que todo funcione, de tal forma que la persona trasplantada no se convierta en un tetrapléjico.

Actualmente los médicos no son capaces de reparar la médula espinal de un paciente con lesión de médula espinal, con lo que tampoco se podría realizar con éxito un trasplante de cabeza. Pero eso no quiere decir que en un futuro no se pueda realizar.

Aunque un trasplante de cabeza sea viable en un futuro, se plantearía una serie de preguntas muy complicadas de responder. Unir una cabeza con un cuerpo nuevo, ¿crearía una persona completamente nueva o la cabeza conservaría inalterada su antigua conciencia?

Estudios recientes han demostrado que la activadad mental se puede ver influenciada por fuerzas externas al cerebro. Los investigadores están estudiando como el “ecosistema bacteriano” afecta a como sienten o como piensan las personas.

Si se realizase un trasplante de cabeza humano, la cabeza se introduciría en un ecosistema extraño y esto podría afectar al pensamiento de la persona.

Suponiendo que el trasplante tuviera éxito, el paciente necesitaría un largo período de tiempo para que la actividad cerebral se normalizase. El proceso comenzaría con la adaptación del cerebro a su nuevo cuerpo. Igual que se aprende a ir en bicicleta debería aprender a caminar, mover los brazos, respirar y hasta coordinar los latidos del corazón.

Diversos estudios aseguran que es poco probable que todos los rasgos psicológicos dependan exclusivamente de las células confinadas en el cerebro. Muchos de nuestros rasgos dependen de las transacciones entre nuestro cerebro y nuestro cuerpo.

Un trasplante de cabeza podría ser tan traumático como la cirugía misma y podría llevar al sujeto a la locura por no conseguir una integración entre la cabeza y el cuerpo.

Llos científicos están de acuerdo en que un trasplante de cabeza humana sería una pesadilla cognitiva y que la persona que saldría de ese procedimiento mantendría en gran medida la personalidad del propietario de la cabeza, pero con una serie importante de daños y alteraciones cerebrales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>