Todo lo que necesitas saber sobre los pagos con teléfono móvil

Bizum, Google Pay, Samsung Pay, Apple Pay, TWYP, BBVA Wallet… En la actualidad, existen multitud de opciones que nos permiten pagar con el móvil sin recurrir a tarjetas de crédito o débito. Cada una de estas opciones hace uso de un tipo de tecnología distinta en la que por encima de todo se prima la seguridad.

Todo lo que se necesita saber de los pagos móviles va más allá de las propias aplicaciones: métodos de seguridad, estándares, tecnologías de encriptación, pagos a terceros… Vamos a revisar los puntos más importantes de cada uno de estos sistemas.

¿Qué tecnologías se utilizan para pagar con el móvil?

La tecnología de pagos actual se basa en tres tipos de tecnologías: NFC, QR y TLS. Cada una de estas tecnologías está orientada a un escenario distinto. Por ejemplo, el NFC, también conocido como Near Field Communication, está destinado a usarse en dispositivos TPV (datáfonos, en lenguaje popular) como los que podemos encontrar en cualquier tienda de consumo. Al tratarse de una tecnología que depende de un chip en concreto, no todos los dispositivos móviles son compatibles con el pago mediante NFC.

La tecnología NFC también es común en relojes y pulseras inteligentes. La integración de esta tecnología en wearables nos permite deshacernos del teléfono para no depender del dispositivo.

La compatibilidad con el NFC también depende de la aplicación que usemos. A día de hoy, existen entidades bancarias que no soportan el pago mediante NFC, por lo que nos vemos obligados a recurrir a soluciones de terceros, como Apple Pay o Google Pay. Para pagar a través de este sistema, basta con acercar el teléfono al datáfono con la aplicación correspondiente abierta y el NFC activo para completar la transición. Dependiendo de la cantidad, la aplicación nos instará a introducir una contraseña o bien la huella que hayamos registrado previamente.

Otra posibilidad es la tecnología QR, también conocida como Quick Response. Los códigos QR son una evolución del código de barras tradicional. Por la situación sanitaria actual, su uso se ha extendido en bares y restaurantes para evitar el contacto humano. Por desgracia, el empleo de esta tecnología en aplicaciones de pagos móviles aún no es muy popular en nuestro país. Sí lo es en Japón o en China, donde los pagos se realizan a través de aplicaciones como WeChat.

Si nos centramos estrictamente en su funcionamiento, el sistema no difiere mucho de la tecnología NFC. La mayor diferencia con respecto a esta última es que no depende de un chip dedicado, ya que la identificación del código se realiza a través de la cámara del móvil. A esto hay que sumarle que la seguridad entre transacciones depende de la propia aplicación más que del sistema en sí. Es decir, los creadores de la aplicación son los responsables de la seguridad de los pagos mediante códigos QR.

El último estándar utilizado en pagos móviles es el estándar TLS (Transport Layer Security en inglés). Esta tecnología es la encargada de encriptar las transacciones convencionales entre bancos: transferencias, pagos de servicios… También es la tecnología usada en Bizum y TWYP, dos de las opciones de pago más populares en nuestro país.

¿Qué diferencias hay entre Bizum, Google Pay, Samsung Pay, Apple Pay, TWYP y Bbva Wallet?

Todas estas aplicaciones son soluciones desarrolladas por diferentes entidades de nuestro país para estandarizar y agilizar los pagos entre particulares y pequeños negocios, de tal manera que las operaciones (pago de servicios, transferencias de dinero…) se realizan de manera inmediata independientemente de la entidad de la que proceda.

Bizum

Esta solución se integra directamente en las aplicaciones bancarias, por lo que no tendremos que recurrir a una aplicación de terceros. Cabe destacar que los pagos a través de Bizum se aceptan a través de códigos suministrados por medio de SMS. El método empleado para asegurar las transacciones bebe del sistema TLS de los bancos, es decir, el sistema convencional de transacciones entre entidades bancarias.

TWYP

Una solución muy similar a Bizum es TWYP, el servicio de tarjetas virtuales de ING Direct. A pesar de que en un inició nació como una aplicación independiente para realizar pagos y transferencias de manera inmediata, hoy día ha convergido en una tarjeta virtual que podemos usar por medio de servicios como Apple Pay o Google Pay a través de la tecnología NFC.

Google Pay, Samsung Pay y Apple Pay

Google Pay es una opción que convive con Samsung Pay y Apple Pay. Más allá de las diferencias técnicas y estéticas entre cada una de las soluciones, el funcionamiento es prácticamente idéntico. A modo de resumen, estas soluciones nos permiten registrar tarjetas de débito y crédito compatibles para realizar pagos contactless a posteriori a través de la tecnología NFC.

Quizá la mayor diferencia entre cada uno de estos servicios es la disponibilidad y compatibilidad de entidades bancarias. Google Pay y Samsung Pay son las dos opciones con mayor soporte por parte de los bancos en España, mientras que Apple Pay es algo más limitado.

BBVA Wallet

A pesar de lo rimbombante del nombre, lo cierto es que no es más que el servicio de pago móvil de BBVA externalizado en forma de aplicación independiente. La funcionalidad única de esta herramienta es la de realizar pagos móviles vía NFC a través de las tarjetas de BBVA registradas. Existen soluciones similares como CaixaBank Pay, de La Caixa, o Ruralvía Pay, de Caja Rural.

La funcionalidad de todas estas es la misma: separar la gestión del pago móvil de la aplicación general de los bancos. Curiosamente, estas mismas entidades permiten hacer pagos móviles desde la aplicación principal, por lo que no tendremos que descargarlas de manera obligada.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.