Tras el desastre de hace diez años, todo preparado para poner en órbita en mayo una vela solar

vela-solarEn junio se cumplen diez años del primer lanzamiento al espacio de una vela solar. Lamentablemente 83 segundos después del despegue, una turbo bomba dentro del cohete lanzador se apagó y se precipitó al mar desde una altura de 75 kilómetros.

El proyecto financiado íntegramente por iniciativa privada por la Planetary Society se convirtió en el primer objeto espacial que dependía solamente de la luz solar para su propulsión.

En mayo próximo, Planetary Society lo intentará de nuevo. La primera de dos naves espaciales LightSail financiada por sus miembros está programada para ser lanzada al espacio en un vuelo de prueba a bordo de un cohete Atlas V. El Cubesat aproximadamente del tamaño de una barra de pan pasará alrededor de un mes en órbita. Una vez allí, desplegará sus velas solares y enviará imágenes a la Tierra.

La primera nave espacial LightSail no va a volar lo suficientemente alto como para escapar de la resistencia de la atmósfera terrestre y demostrar su potencial como vela solar. El viaje de prueba probará todas las funciones críticas del CubeSat, allanando el camino para un nuevo  vuelo con vela solar en 2016.

El CubeSat pasará cuatro semanas en una fase de comprobación. Tras separarse de su cohete, tres barras de torsión electromagnéticas a bordo de la nave espacial van a interactuar con el campo magnético de la Tierra, activándose a intervalos regulares para orientar la nave espacial.

Después, se abrirán cuatro paneles solares del LightSail. Un pequeño motor servirá para desplegar las velas plegadas en el interior del Cubesat, que alcanzarán un área combinada de 32 metros cuadrados.

Desplegado de la vela solar en microgravedad

El LightSail está equipado con dos cámaras que proporcionan una cobertura de 360 grados sobre las velas. Las cámaras están asociadas a los paneles solares de la nave espacial. Se capturará la secuencia de desplegado de la vela en un ambiente de microgravedad.

Los resultados de la prueba de vuelo de mayo 2015 son de particular interés para la NASA ya que  está previsto que en 2018, la nave espacial Scout and Lunar Flashlight se envíe a la órbita lunar, donde la parte Scout visitará un asteroide cercano a la Tierra, mientras Lunar Flashlight permanecerá en la órbita, con una vela solar que reflejará la luz solar sobre cráteres lunares que se encuentran en sombra permanente.

Visto en europapress

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.