El disco duro del futuro

Disco duro de ADN

Un equipo de investigadores del Instituto Europeo de Bioinformática (IEB), con sede en Inglaterra, demostró que es posible guardar textos, imágenes y sonidos en moléculas de ADN.

Para probarlo, codificaron un artículo científico, una foto, sonetos de William Shakespeare y extractos del discurso Tengo un sueño de Martin Luther King al lenguaje ADN. La información después fue leída con un 100% de precisión.

Eso sí, según comentaron, de momento, este tipo de almacenamiento es “increíblemente caro.”

CÓMO FUNCIONA

La molécula helicoidal se mantiene unida por cuatro grupos químicos, o nucleobases, que cuando se acomodan en un orden específico, contienen las instrucciones genéticas que necesita un organismo vivo para construirse y conservarse.

Para copiar un archivo digital –como por ejemplo un documento de texto– los dígitos binarios (ceros y unos) que normalmente representan la información en un disco duro, tienen que ser traducidos al código del equipo. Una máquina de síntesis de ADN estándar produce en serie la secuencia correspondiente.

Pero no es una sola molécula larga. Se trata de múltiples copias de fragmentos superpuestos, y cada fragmento contiene detalles de indexación que identifican en qué lugar se almacena la secuencia. Esto genera redundancia en el sistema, lo que implica que si algunos fragmentos se dañan, no se perderán los datos.

Un gramo de ADN tiene la capacidad de almacenar alrededor de dos petabytes de datos, el equivalente a tres millones de discos (CD)”, dijo uno de los miembros del equipo, Ewan Birney, del Instituto Europeo de Bioinformática en Hinxton.

VENTAJAS

Una de las grandes ventajas de utilizar el ADN para almacenar información, es que no se necesita usar electricidad”, explicó. Asimismo, señaló que los documentos históricos y oficiales podrían beneficiarse del almacenamiento molecular.

Gran parte de esta información no se consulta diariamente, pero necesita conservarse. Una vez codificada en el ADN, se puede guardar de forma segura en una bóveda hasta que sea necesario y tiene la capacidad de almacenar cerca de dos petabytes de datos.

Y a diferencia de otros medios de almacenamiento que se usan en la actualidad, como los discos duros externos y las cintas magnéticas, una biblioteca molecular no exige un mantenimiento constante.

Visto en Perú21

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.