«

»

Casas en la Luna impresas en 3D

Base lunar

 

En el año 1969, en concreto el 21 de julio, Neil Armstrong, se convertía en el primer ser humano que pisaba la superficie lunar. Orquestado a su vez con las palabras: “Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”, esto supuso el comienzo de la carrera espacial de la humanidad en la que actualmente se encuentra imparable para comprender el universo.

Después de la llegada a la Luna en varias misiones espaciales, al parecer nuestro satélite ha perdido el interés de las distintas agencias espaciales del mundo. Ahora, visto el éxito de la Misión Rosetta, con el primer aterrizaje sobre un cometa, el robot Curiosity haciendo turismo por Marte, etc, parece que la Luna vuelve a tomar protagonismo en el conocimiento del espacio, y sobre todo como un muy buen banco de pruebas para futuras misiones a otros planetas.

Evidentemente al ser el astro más cercano a la Tierra, también es el camino hacia la exploración espacial de posibles nuevos lugares habitables por el ser humano. Por esto mismo no es de extrañar que en un futuro no muy lejano, las grandes agencias espaciales se planteen la posibilidad de instalarse en la superficie lunar. Pero las preguntas más importantes pueden ser ¿cómo se construiran? y ¿quién lo hará?. Con las nuevas tecnologías implementadas en las impresoras 3D, se ha abierto un grandisimo abanico de posibilidades para la creación automática y robotizada de estas bases lunares.


La Luna, al tener una masa más pequeña que la Tierra, carece de atmósfera, esto tiene unos grandes inconvenientes para los seres humanos que puedan habitar allí. Al no tener atmósfera no cuenta con protección de los rayos solares y los posibles impactos de meteoritos, también hay que añadir que en el ambiente no existe oxígeno, este factor es hace que la instalación de bases en la Luna se imprescindible para que podamos existir allá arriba.

Para poder lograr esto, Foster & Partners, ha creado un proyecto de una misión para construir una base en la Luna impresa en 3D, y también aprovechando los materiales de la superficie del satélite. Hasta han elegido el lugar donde se instalará la base, en el polo sur de la Luna, concretamente, en el borde del cráter Shackleton aprovechando que la zona está casi siempre bañada de luz, lo que podría ofrecer energía solar casi ininterrumpidamente. Además, este lugar permitiría reducir los cambios de temperatura que se producen en la Luna, donde puede llegar a oscilar mucho más de los 100ºC.

 

En cualquier caso, aún es un proyecto únicamente en papel y en la que deben trabajar aún muchísimo para poder llevarlo a cabo.

 

Imagen | Foster & Partners

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.