«

»

El Presidente Nixon estaba preparado por si el Apolo XI nunca hubiera regresado

En el año de 1999 se supo que el ex presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, tenía un discurso preparado para el caso de que ocurriera una tragedia con los astronautas y no regresaran de su expedición a la Luna, en el año de 1969. Sus asesores trabajaron para encontrar las palabras más adecuadas y le prepararon un discurso que por muchas décadas permaneció oculto.

El texto estaba titulado «En caso de desastre lunar», y decía lo siguiente:

«El destino ha ordenado que los hombres que fueron a la Luna para explorarla se queden en ella para descansar en paz. Estos valientes hombres, Neil Armstrong y Edwin Aldrin, saben que no hay esperanza de que sean rescatados. Pero saben que hay esperanza para la humanidad en su sacrificio.

Estos dos hombres están entregando su vida en favor de la verdad y el entendimiento. Serán llorados por sus familias, su nación, la gente del mundo y la Madre Tierra, que envió a dos de sus hijos a lo desconocido.

En días antiguos, los hombres miraban a las estrellas y veían a sus héroes en las constelaciones. En estos tiempos modernos, hacemos lo mismo, pero nuestros héroes son hombres épicos de carne y hueso.

Otros seguirán sus pasos y volverán. La búsqueda del hombre no se detendrá. Pero ellos fueron los primeros, y así los recordaremos en nuestros corazones. Ya que cada ser humano que mire hacia la Luna en todas las noches por venir sabrá que existe alguna esquina en otro mundo que por siempre será parte de la humanidad».

Afortunadamente, la misión fue un éxito y, en lugar de expresar sus condolencias, Richard Nixon les llamó desde un teléfono en la Casa Blanca, en Washington, mientras estaban en la superficie lunar para felicitarlos por haber realizado esta gran hazaña.

Esta es ciertamente la llamada más histórica que se ha hecho desde la Casa Blanca, dijo Nixon a los astronautas, a más de 300,000 kilómetros de distancia. Por lo que han hecho, los cielos se han convertido en parte del mundo del hombre, y mientras nos hablan desde ese mar de tranquilidad, nos inspiran a redoblar nuestros esfuerzos por traer paz y tranquilidad a la Tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.