El truco para convertir hidrógeno en combustible

Muchas son las noticias en las que podemos leer que la industria del motor está inmersa en una transición energética. Una transición en la que hay varios actores que están llamados a desempeñar una importante labor.

Un objetivo buscado por la industria automovilística es sustituir la gasolina y el diésel por otro tipo de combustible más ecológico. El hidrógeno verde es el que va ganando la partida, pero su almacenamiento y transporte sigue siendo un quebradero de cabeza. Hydrogenious LOHC Technologies GmbH, avalada por Porsche, ha dado con una revolucionaria tecnología para ello: así es el truco del aceite.

Portadores de hidrógeno con aceite

Hydrogenious LOHC Technologies GmbH es una compañía fundada por Daniel Teichmann, ingeniero químico, en 2013. Esas cuatro letras mayúsculas que aparecen en su nombre no han sido elegidas al azar. Significan “portadores de hidrógeno con líquidos orgánicos”. La clave de un sistema que los ha llevado a ser galardonados en los Premios Empresariales Alemanes (Deutscher Gründerpreis): gracias a ello recibirán la ayuda de la consultoría de gestión Porsche Consulting.

Almacenamiento y transporte seguro

El hidrógeno como sustituto de la gasolina y el diésel es una fórmula que se adaptaría a esa transición energética. La razón es sencilla: emplea energías renovables (eólica o solar) para su generación por electrólisis. Un proceso que no emite gases de efecto invernadero.

Esa es la base por la que creen que se trata de un proceso transformador. Pero aunque todo parezca sencillo se hace necesario resolver algunas cuestiones. Debemos pensar cómo se puede conseguir cantidades suficientes de hidrógeno verde de forma económica y viable, y cómo conseguimos un almacenamiento seguro y cómo vamos a poder transportar el gas.

Mover un gas que es gas altamente volátil ha resultado difícil hasta ahora. Los compuestos orgánicos (como el aceite de benziltolueno) pueden absorber y liberar hidrógeno en reacciones químicas. En este caso concentro, el aceite se antoja como la solución ideal porque es estable, seguro y puede manipularse y almacenarse en condiciones ambientales. A esto hay que añadir que no es explosivo ni volátil y tampoco emite vapores corrosivos tóxicos.

Aceite para almacenar el gas

Con este punto de partida Hydrogenious LOHC Technologies ha dado forma a un proceso con el que une el hidrógeno verde a un aceite para almacenarlo y transportarlo en condiciones ambientales. Después se libera y el aceite se reutiliza para la siguiente carga. Este método permite transportar cinco veces más hidrógeno que con los procesos de compresión. Además, se puede aprovechar la infraestructura de los combustibles convencionales: depósitos del carburante, surtidores y camiones cisterna.

La industria del motor podría beneficiarse de los sistemas de propulsión con hidrógeno aplicando esta solución. Además, esta tecnología permite crear una infraestructura segura para instalaciones como las estaciones de servicio. Un método que también se podría aplicar al transporte por mar: no en vano, el primer carguero equipado con esta tecnología podría zarpar en 2024.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.