Microchips crisis abierta, ¿a qué se debe su escasez?

La escasez de semiconductores va a tener gran impacto directo en los resultados de las compañías automovilísticas. Este impacto va a llevar a una reducción de la producción y la imposibilidad de recuperar las unidades perdidas por las paradas de las líneas de montaje. Este parón se ha producido durante el primer semestre del año en casi todas las plantas de producción españolas y europeas, y no podrá recuperarse en lo que queda de año

El cambio de hábitos que hemos llevado a cabo durante la pandemia se ha traducido en una mayor demanda de aparatos electrónicos. Esta demanda ha provocado una escasez mundial de chips y semiconductores. Muchas compañías se han visto obligadas a parar su producción, sobre todo los fabricantes de vehículos. Ya hemos hablado en otras ocasiones de algunos usos de los chips. Estas son algunas de las claves para entender esta crisis.

¿Qué es un semiconductor?

En primer lugar, los semiconductores son elementos compuestos por elementos como el silicio o el selenio que poseen unas propiedades excepcionales para conducir la electricidad.

Los semiconductores no ofrecen multitud de usos en aplicaciones industriales, sobre todo en la fabricación de chips o circuitos integrados. Todos los sectores los usan, por lo que se ha incrementado su demanda ya desde antes de la pandemia.

Europa ha pasado de producir en 1990 el 44% de la fabricación mundial de semiconductores a solo un 10% en la actualidad. Este camio ha provocado una alta dependencia de los grandes fabricantes a escala mundial ubicados principalmente en Asia. Esta circunstancia, sumada al encarecimiento del transporte por vía marítima y la crisis al mismo tiempo de algunas otras materias primas puede llevar a una crisis de resultados inciertos.

¿Qué empresas son las empresas más potentes en cuanto a producción de chips?

Según el ranking de la consultora Gartner, los tres primeros suministradores del mundo (Intel, Samsung y SK Hynix) controlan casi el 35% de las ventas mundiales. Entre los fabricantes, la taiwanesa TSMC ocupa la primera posición, con un 58,8% del mercado por ingresos, seguida de UMS, con un 7,8%.

¿De dónde viene la escasez de suministro?

Desde que empezó la pandemia hemos comprado más ordenadores, más consolas y hemos renovamos más los teléfonos móviles. El COVID y el teletrabajo han disparado la venta de dispositivos electrónicos y desajustado la demanda respecto a la oferta de chips.

¿Cómo afecta al sector de la automoción?

Al retomarse la producción de automóviles, con la recuperación económica, los fabricantes de semiconductores están centrados en atender a otros clientes.

Es por eso que al intentar atender a todo el mundo hay dificultades para suministrar todos los pedidos a la vez. Según los datos de Gartner, entre 2014 y 2019 las ventas de semiconductores para la automoción crecieron un 6,1% al año.

¿Se espera una prota normalización del suministro?

Algunos expertos auguran que será a final de este año, aunque otros creen que el problema no se solventará hasta final de 2022.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.