Según la NASA Bennu “El asteroide de la muerte” está activo

Bennu es un ave mitológica del Antiguo Egipto, el Fénix griego. Fue asociada a las crecidas del Nilo, a la muerte y al renacimiento de ahí su vinculación con el sol. Pero Bennu apodado “padre de los asteroides” también es el nombre con el que se conoce un asteroide próximo a la Tierra de unos 490 metros de diámetro y una masa de 6 × 1010 kg.

Su acercamiento máximo al Sol (perihelio) queda en el interior de la órbita de la Tierra y su alejamiento máximo (afelio) llega casi a la órbita de Marte. Sin embargo, los científicos entienden que no interceptará la órbita de la Tierra debido a que la órbita del asteroide está en otro plano orbital. Aunque su órbita está en las inmediaciones de la órbita de la Tierra.

Este asteroide fue seleccionado para ser visitado por la sonda espacial OSIRIS-REx en el año 2018 (su lanzamiento fue el 8 de septiembre de 2016). El regreso a la Tierra con las muestras será en el 2023.

La NASA acaba de dar más detalles sobre de Bennu. Este astro se está desplazando en dirección a nuestro planeta y su cuerpo está activo, según confirmó la agencia espacial a través de una nota de prensa.

Bennu viaja a una velocidad de 101.389 kilómetros por hora, pero  la misión espacial buscaba algo más y lo logró: observó la emisión de partículas de este cuerpo, lo que da a entender que está “vivo”.

Usando las cámaras a bordo, se registraron tres emisiones de partículas de polvo (1 a 10 centímetros de diámetro) entre enero y febrero de este año. Las teorías sobre este comportamiento son que Bennu está colisionado con meteoritos, se están deshidratando los filosilicatos que forman al asteroide y que las rocas se están destruyendo por los cambios de temperatura.

«Los asteroides activos son objetos que tienen órbitas asteroidales típicas, pero muestran algún tipo de actividad similar a la de un cometa, ya sea en forma de coma o cola, o por la expulsión de polvo», explica Javier Licandro, investigador del grupo de trabajo de procesamiento de imágenes de OSIRIS.

La órbita del asteroide no genera peligro de colisión, pero presenta una gran interrogante en el estudio de astros en el firmamento.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.