Descubre como el galio líquido es la solución para eliminar CO2

Un estudio reciente ha conseguido demostrar cómo podemos utilizar galio líquido para conseguir llegar a cero emisiones netas de carbono.

Ingenieros de UNSW (Universidad de Nueva Gales del Sur) han liderado la investigación de una nueva forma barata de capturar y convertir las emisiones de CO2 utilizando metal líquido.

El proceso se puede realizar a temperatura ambiente y utiliza galio líquido para convertir el dióxido de carbono en oxígeno y un residuo de carbono sólido de alto valor que luego se puede utilizar en baterías, o en la construcción o fabricación de aviones.

Una tecnología capaz de reducir los gases efecto invernadero

El estudio ha sido publicado en la revista Advanced Materials y el equipo liderado por el profesor de Ingeniería Química, Kourosh Kalantar-Zadeh dice que la nueva tecnología tiene el potencial de usarse en una amplia variedad de formas para reducir significativamente los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

El proceso de descarbonización presenta un gran potencial industrial. Esta tecnología ofrece un proceso sin precedentes para capturar y convertir CO2 a un costo excepcionalmente competitivo.

Las aplicaciones de este proceso se podrían trasladar a la industria del automóvil para eliminar los gases de los escapes o incluso a una escala mucho mayor a zonas de alta concentración industrial en las que las emisiones de CO2 podrían capturarse y procesarse inmediatamente utilizando el galio líquido.

Experimento a escala

El proceso se ha llevado a cabo a escala en un sistema de dimensiones de dos litros y medio que puede producir alrededor de 0,1 litro de CO2 por minuto. Ha estado funcionado en continuo durante un mes y la eficiencia del sistema ha sido óptima.

El proceso descubierto disuelve el dióxido de carbono capturado en un disolvente alrededor de nanopartículas de galio, que existen en estado líquido por encima de los 30 grados Celsius.

Reacciones triboelectroquímicas

El reactor también contiene varillas de plata sólida de tamaño nanométrico que son la clave para generar las reacciones triboelectroquímicas que tienen lugar una vez que se introduce la energía mecánica (por ejemplo, agitación/mezcla).

La reacción triboelectroquímica se produce en las interfaces sólido-líquido debido a la fricción entre las dos superficies, y también se crea un campo eléctrico que desencadena una reacción química. Las reacciones rompen el dióxido de carbono en oxígeno gaseoso, así como láminas carbonáceas que ‘flotan’ hacia la superficie del recipiente debido a las diferencias de densidad y, por lo tanto, pueden extraerse fácilmente.

En su artículo, el equipo de investigación muestra una eficiencia del 92 por ciento en la conversión de una tonelada de CO2 como se describe, usando solo 230kWh de energía. Estiman que esto equivaldría a un coste de alrededor de 100 dólares por tonelada de dióxido de carbono.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.