Diez insectos de lo más nutritivo que puedes comer

Grillos, hormigas, cucarachas todos estos insectos no solo se pueden comer sin problemas; son muy nutritivos y podrían formar perfectamente parte de nuestra dieta.

Eso sí, debemos tener en cuenta que no debemos comer el primer bicho que encontremos por el suelo. Existen mercados, tiendas y restaurantes especializados en prepararlos de forma higiénica y segura.

En España aún cuesta entender que los insectos se puedan comer, mientras que en otros países son parte de la comida diario.

Vamos a repasar los diez insectos más ricos y saludables que podemos encontrar:

1. Grillos

Vistos de cierta forma, son un poco como gambas terrestres. Este tipo de insectos contiene tanta proteína como un filete de cerdo y tienen un alto nivel de nutrientes como el potasio.

Una bolsa de 100 gramos de grillos fritos equivale a 347 miligramos de potasio. Es solo 11 miligramos menos que 100 gramos de plátano, a modo de comparación.

2. Hormigas

Las hormigas son un manjar avinagrado debido al ácido fórmico que segregan cuando se sienten amenazadas. Un plato consistente en 100 gramos de hormigas equivale a 14 gramos de proteínas y 6 miligramos de hierro. Esto representa el 71% de la dosis diaria de hierro que necesita un hombre para permanecer sano. Además, estos insectos son una genial fuente de calcio.

3. Larvas de mosca

Una persona adulta necesita consumir 1000 miligramos de calcio al día. Una buena forma de tomar calcio es comer unos 100 granos de larvas de la mosca soldado que contienen 934 miligramos de calcio. Además, te llevarás una buena dosis de zinc y de hierro mayor que si tomarás salmón o pollo.

4. Ninfa de cucaracha

100 gramos de ninfa de cucaracha (una ninfa es la fase previa al estado adulto de un insecto) contiene 24 microgramos de vitamina B12. Esta vitamina ayuda a mantener el sistema nervioso y las células sanguíneas a un nivel saludable.

Si no te convence, piensa en las consecuencias negativas de no tomar suficiente vitamina B12: puedes desarrollar anemia, enfermedades cardiovasculares o su sistema nervioso puede quedar dañado. Así que dales una oportunidad a estas ninfas. Puedes probar a hacer un plato de curri con ellas.

5. Abejas

Lo que se suele comer de este insecto es su larva, que sabe como a nueces. Es un alimento rico en proteínas que se suele acompañar con arroz o bien se las embadurna de miel, lo cual es muy temático e irónico a la vez.

Además, las larvas de abeja son una buena opción si estás a dieta: 100 gramos de bebé abeja son solo 250 kilocalorías, y además incluyen 16 gramos de proteínas y múltiples vitaminas y minerales.

6. Escarabajos

Hablemos del escarabajo de la harina. Sus larvas son especialmente proteicas: 24 gramos por cada 100 gramos de larva, solo 2 gramos de proteínas menos que un filete de vaca, y 4 gramos más que un plato de salmón.

Comer larvas de escarabajo produce que tu metabolismo se acelera en pocos días. Tu cuerpo quemará más carbohidratos o grasas. Además, la gente aficionada a este manjar asegura que llena bastante el estómago.

7. Chinches hediondas

Este tipo de insectos produce un olor desagradable a modo de defensa pero esconden demasiados beneficios como para pasarlos por alto.

Sus ácidos grasos, flavonoides y aminoácidos ayudan a combatir la inflamación. También son ricos en minerales como el hierro, el potasio y el fósforo. Además, pese a su olor saben a canela.

8. Gusanos

Los gusanos son un festival de nutrientes. Tienen un nivel alto en proteínas, en hierro y en aminoácidos, una combinación que ayuda a digerir y reparar el tejido del cuerpo. Además, contienen cobre, magnesio y zinc.

9. Termitas

Fríe unas cuantas termitas y por cada 100 gramos que consumas obtendrás el 38% de las proteínas diarias necesarias. A no ser que encuentres ejemplares de la especie venezolana Syntermes aculeosus. Entonces habrías consumido un 64% de las proteínas diarias.

10. Orugas

Al igual que otros insectos de esta lista, la clave alimenticia de una oruga es su larva. En concreto se considera una delicia la larva de las mopane, que acaban evolucionando en mariposas emperador.

Si te haces unas larvas de orugas fritas y te comes 100 gramos, habrás consumido 31 miligramos de hierro. En comparación la misma cantidad de carne solo contiene 6 miligramos. También son una fuente excelente de potasio, sodio, calcio, fósforo, magnesio, manganeso.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.