El coche de hidrógeno cada vez más cerca

La nueva marca Hopium tiene su sede en París y su máximo responsable y fundador es Olivier Lombard, un expiloto de carreras de resistencia que ganó en 2011 las 24 Horas de Le Mans.

Casi desconocida hasta ahora, la firma aportó una de las escasas sorpresas en el reciente salón de París al presentar su primer modelo, un futurista vehículo llamado Machina.

Se trata de una lujosa y aerodinámica berlina de cuatro plazas con mecánica de pila de combustible que, gracias a sus cinco depósitos de hidrógeno repartidos por el interior de la estructura, anuncia una autonomía de 1.000 kilómetros.

Y no solo eso, el prototipo presenta unas además con muy buenas prestaciones, ya que dispone de 500 CV de potencia y una velocidad punta que según la marca alcanza los 230 km/h.

Aún se trata de un prototipo que no tiene prevista su fabricación en serie hasta dentro de dos años. Pero la noticia es que ya tiene asegurada la venta de 10.000 ejemplares, reservados por el banco Crédit Agricole, y más concretamente por Agilauto, su división financiera especializada en el automóvil.

El sustancioso pedido estaría destinado a una flota al servicio de los clientes de la entidad, ya sean particulares o empresas. Y tras anunciar la reserva, Hopium ha puntualizado que las primeras entregas están previstas para finales de 2025.

Para Hopium, este importante encargo no solo representa un contrato de unos 1.200 millones de euros. También afianza las garantías financieras de la empresa frente a los inversores y asegura la realización del proyecto.

Unos avances innovadores

El Hopium Machina incorpora los últimos avances en conectividad y todas sus funciones se controlan desde una gran pantalla sobre el salpicadero. Además, en el exterior su carrocería dispone de un sistema de aerodinámica activa que modifica su resistencia al viento según la velocidad y un techo panorámico electrocromático que se oscurece a medida que aumenta la radiación solar.

De cumplirse los plazos anunciados, el Machina además se apuntaría el tanto de ser el primer coche francés en el mercado movido por una pila hidrógeno.

El hidrógeno como combustible

El hidrógeno además de utilizarse como fuente de energía en los automóviles más innovadores y eficientes de nuestras carreteras, también tiene otras aplicaciones limpias y renovables.

El hidrógeno puede convertirse en otra fuente de energía, transformándose en electricidad, gas o calor. Puede producir electricidad para las fábricas o para abastecer las casas, oficinas, centros comerciales de una forma eficiente.

Como combustible de automoción está presente ya en coches, autobuses, camiones, barcos, e incluso, y cohetes. Su gran ventaja sobre los vehículos eléctricos es que se tarda poco en repostar y ofrece una mayor autonomía respetando del mismo modo el medioambiente.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.