Un nuevo descubrimiento fortuito puede acelerar la producción de hidrógeno

La historia de la ciencia está repleta de descubrimientos que se han producido de una manera fortuita. Ciencia y azar se dan de la mano en innumerables ocasiones consiguiendo soluciones inesperadas.

A todos nos viene a la cabeza el descubrimiento de la penicilina en el año 1928 por Alexander Fleming. Un descubrimiento que ha salvado a millones de seres humanos.

Otro caso sorprendente fue en 1945 cuando el ingeniero de radares Percy Spencer inventó el microondas, un electrodoméstico que con el tiempo se ha hecho imprescindible en todas nuestras cocinas.

Hoy vamos a hablar del descubrimiento realizado por casualidad por un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de Singapur (NUS).

La clave del descubrimiento surgió mientras realizaban sus investigaciones sobre las reacciones de reducción-oxidación de un material a base de níquel, cuando un corte de luz fortuito les abrió un nuevo camino para la obtención del hidrógeno por descomposición del agua.

La historia del descubrimiento

Un equipo dirigido por los científicos Xue Jun Min, Wang Xiaopeng y Vincent Lee Wee Siang lleva a cabo sus investigaciones en el Departamento de Ciencia e Ingeniería de los Materiales de la Facultad de Diseño e Ingeniería de la NUS.

Habitualmente, las instalaciones permanecen iluminadas las 24 horas del día, pero una noche de 2019 el laboratorio sufrió un apagón provocado por un corte accidental del suministro eléctrico.

Al día siguiente, los investigadores se dieron de cuenta que, en la oscuridad, la actividad química de un material en concreto a base de oxihidróxido de níquel había bajado de forma drástica. Un hecho sorprendente, puesto que la ciencia pensaba que ese tipo de reacciones no eran sensibles a la luz.

Un proceso más rápido y que ahorra energía

Ahora, el equipo de la NUS ha demostrado que la reacción electrocatalítica entre el metal y el oxígeno se acelera en presencia de la luz. Este hecho puede mejorar sustancialmente la eficacia del proceso industrial en la electrolisis del agua para obtener el hidrógeno que servirá como combustible ecológico.

El hallazgo del equipo científico acaba de ser publicado en la revista Nature y presagia nuevos métodos industriales que en presencia de luz natural obtengan hidrógeno de una forma más rápida, abundante y ahorrando energía, para así llegar más fácilmente a las personas y las industrias.

El hidrógeno el combustible del futuro

Hace nada hablábamos de las posibilidades del hidrógeno como combustible del futuro en automoción ya que es limpio y no produce emisiones dañinas para el medio ambiente.

Pero no solo es eso, el hidrógeno no solo sirve como energía alternativa a las fósiles para los vehículos de todo tipo, también tiene otros usos muy diversos como por ejemplo en las industrias alimentarias para la obtención de grasas saturadas (margarina y mantequilla) o también en el sector metalúrgico, donde se utiliza para soldar piezas a muy elevadas temperaturas.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.