Energía nuclear segura gracias a la fusión de torio

En el desierto de Gobi, se va aponer en marcha en pocos días un reactor nuclear experimental. Un reactor que utiliza una tecnología muy diferente a la conocida hasta ahora. Esta nueva instalación nuclear utilizará torio como combustible en lugar de uranio.

La industria de generación de energía nuclear podría dar un vuelco por completo si se obtiene el éxito esperado.

En primer lugar, llama la atención la ubicación de este reactor. Hasta ahora un desierto nunca había sido el lugar natural para una central nuclear. Siempre las centrales se habían instalado cerca de reservas de agua para su refrigeración.

Una central muy diferente

Una de las ventajas del reactor nuclear alimentado por torio es que, en lugar de agua se usan sales fundidas.

Por otro lado, este tipo de centrales tienen el potencial de producir energía nuclear segura y barata. Además, estas centrales generan una cantidad mucho menor de residuos radiactivos, en comparación con los reactores convencionales.

El isótopo torio-232 de origen natural no puede sufrir fisión. Cuando se irradia en un reactor, absorbe neutrones para formar uranio-233, que es un material fisible que genera calor.

El uso de un combustible diverso y la eliminación de la necesidad de agua para refrigerar la central permite ofrecer un grado de seguridad superior.

Diferencia con el uranio convencional

Al contrario que los reactores que usan uranio convencional, las sales fundidas al enfriarse se solidifican rápidamente al entrar en contacto con el aire. De esta forma se aísla el torio minimizando el riesgo en caso de una hipotética fuga. Con esto se reduce drásticamente la radiación en el medio ambiente.

El reactor del Gobi utilizará sales a base de flúor, que se funden en un líquido incoloro y transparente cuando se calientan a unos 450ºC. La sal, en este caso, actúa como refrigerante para transportar calor desde el núcleo del reactor.

Además, en lugar de varillas de combustible sólido, los reactores de sal fundida también utilizan la sal líquida como sustrato para que el combustible. Con este principio, el torio se disuelva directamente en el núcleo.

Para China, el torio puede ser una alternativa interesante ya que este país asiático es rico en tierras raras. El torio es un metal débilmente radiactivo que se encuentra naturalmente en las rocas, y en la actualidad tiene poco uso industrial.

Reactor experimental

Este nuevo reactor será operado por el Instituto de Física Aplicada de Shanghai (SINAP). El reactor Wuwei está diseñado para producir sólo 2 megavatios de energía térmica, que únicamente es suficiente para alimentar hasta 1.000 hogares.

En caso de los experimentos finalicen con éxito, China espera construir un reactor de 373 megavatios para 2030, que podría alimentar cientos de miles de hogares.

El torio es un material muchísimo más abundante que el uranio y por eso se trata de una tecnología muy útil para dentro de 50 o 100 años. Momento en el que se estima que se agoten los yacimientos de uranio conocidos en la actualidad.

Los reactores nucleares no son la única tecnología en la que China está invirtiendo. La presa de Baihetan, la segunda instalación hidroeléctrica más grande del mundo después de la presa de las Tres Gargantas de China, entró en funcionamiento en junio y tiene una capacidad de generación de energía de 16 gigavatios.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.