Un jubilado patenta un dispositivo que alarga la vida de las baterías hasta un 30 %

El inventor jubilado Larry Udell, de 91 años, afirma que se le ha ocurrido algo que podría revolucionar la electrónica moderna, un invento que podría alargar la vida de las baterías hasta un 30%. Si se pone en marcha a gran escala, dice, podría revolucionar todo, desde las pilas AA normales y los vehículos espaciales hasta las fuerzas especiales militares y los vehículos eléctricos.

Udell ha sido consultor de HP, Samsung y Siemens; ha creado programas de Naciones Unidas para la diversidad económica en Oriente Medio y el Caribe; ha dado conferencias en la Universidad de Berkeley y en los Laboratorios Nacionales Sandia; e incluso ha diseñado una ciudad lunar llamada «Lunar Base One» para la NASA.

También nuestro inventor dirigió Eye-Com, una empresa de investigación médica especializada en el seguimiento del movimiento de los párpados, más conocida por la silla de ruedas controlada por el globo ocular de Stephen Hawking, que acabó cambiando de marca y vendiéndose a Google por 75 millones de dólares en 2016.

Solución electrónica a un problema químico.

La duración de las baterías es una limitación muy importante para cualquier actividad en nuestro mundo actual. En los sectores más críticos, cuando la vida pende de un hilo como en dispositivos médicos, la energía extra puede marcar la diferencia.

El modelo de BatterySavers toma la salida de bajo voltaje restante de las baterías muertas y eleva los voltajes a niveles utilizables descargando la energía restante a una tasa más alta. Lo hace operando a voltajes más bajos de los que los reguladores de voltaje estándar pueden adaptar, lo que le permite extender la vida de casi cualquier tipo de batería.

Este diseño único evita el gasto de energía cuando no se necesita el refuerzo, ya que esta tecnología usa la conmutación de baja potencia para activar de forma autónoma los circuitos de refuerzo sólo cuando es necesario.

Ningún otro método de refuerzo puede recuperar esta energía restante en las baterías agotadas sin sacrificar el tiempo de respuesta o la potencia de salida, factores que hacen que otros métodos sean inutilizables en la mayoría de las aplicaciones electrónicas.

¿Cómo funciona?

Básicamente es una placa de circuito impreso que puede colocarse encima de una batería existente o dentro de su carcasa; es lo suficientemente pequeña, de baja tecnología y barata como para ser instalada a posteriori o incorporada a un dispositivo desde el principio, y lo suficientemente inteligente como para aprovechar las reservas de energía que habitualmente se desperdician.

Tras cuatro años de perfeccionamiento del prototipo, el equipo se ha financiado con 100.000 dólares y está estudiando ofertas de licencia. Los prototipos de BatterySavers son pequeños, baratos y flexibles, y pueden conectarse a los bornes o a la carcasa, instalarse en la propia batería o adaptarse después de su fabricación.

El coste de fabricación es de sólo 12 céntimos por unidad, dice Udell, con un plan de venta al por menor de dos unidades de BatterySavers a 99 céntimos por paquete.

BatterySavers podría revolucionar nuestras vidas, pero hay obstáculos. El mayor reto lo plantean las propias grandes empresas de baterías, dice Udell. Operan a gran escala y les interesa tener más productos en las estanterías; una pila más duradera significa menos pilas vendidas. El equipo de Udell espera conseguir que una de estas empresas cambie el volumen por la fidelidad. Si eso ocurre, el ahorro podría suponer una ganancia inesperada, no una pérdida.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.