5 consejos para elegir el smartwatch perfecto

El smartwatch se ha convertido en un complemento indispensable para muchos de nosotros. Elegir el que más se adapta a nuestras necesidades no es nada sencillo ya que dependiendo del uso que le vayamos a dar, la cosa cambia bastante.

Según nuestra actividad podemos preferir modelos deportivos que midan el ejercicio de manera precisa, mientras que en otros casos podemos sacrificar la precisión a cambio de realizar pagos con NFC.

Por suerte, debido a la alta demanda de estos dispositivos, cada vez podemos encontrar más modelos para todos los gustos y con precios muy ajustados.

Hoy vamos a car cinco consejos para encontrar el smartwatch que mejor se puede adaptar a nuestras necesidades.

Diseño y materiales

Si hablamos de diseño en un smartwatch podemos diferenciar dos aspectos. Por un lado, tendríamos relojes cuyo principal punto fuerte es la estética y por otro, relojes con un diseño deportivo y una mayor funcionalidad.

La diferencia entre casual y deportivo principalmente está en los materiales, mientras que los de “vestir” emplean elementos como el acero y el cuero, los deportivos suelen emplear plástico o aluminio.

Algunos fabricantes como Samsung o Huawei han lanzado modelos mixtos entre lo casual y lo sport que combinan las mejores características de cada uno, con diseños sobrios y materiales tradicionales, pero con las mismas características que los modelos deportivos.

Tamaño y forma de la pantalla

Los smartwatchs adoptan dos formas, cuadrado como el Apple Watch o los Bip de Amazfit o circular como los Galaxy Watch de Samsung o los Watch GT de Huawei.

Una pantalla más grande permite una vista de la pantalla y un manejo mucho mejores que un panel de dimensiones reducidas. Aunque también hay que pensar que un tamaño de reloj demasiado grande no casa con muñecas finas.

Las pantallas también presentan diferentes tecnologías como la OLED o el LCD. Por ejemplo, Apple apuesta por las pantallas OLED minetas que Samsung se decanta por las AMOLED.

Software

Manejarnos en una pantalla tan pequeña puede hacerse complicado. Por lo general se ha conseguido una experiencia de funcionamiento fluida e intuitiva, pero sigue habiendo asuntos complicados como la mensajería, ya que escribir texto resulta difícil.

A diferencia de los smartphones donde tenemos dos sistemas operativos, en el mundo de los smartwatchs encontramos sistemas muy variados como el WatchOS para los Apple, Tizen para los Samsung, Harmony OS para Huawei o Amazfit OS para los Amazfit de Xiaomi.

RAM, procesador y almacenamiento

En algunos dispositivos se hace complicado averiguar el procesador que utilizan. Dispositivos como el Apple Watch, Samsung Galaxy Watch o Huawei Watch montan chips fabricados por ellos mimos, mientras que otros como el Amazfit Bip o el Huawei Watch GT apuestan por los MediaTeck.

En cuanto a la memoria, cuanta más RAM mejor, pero en algunas ocasiones una memoria más alta no nos asegura una mayor rapidez en la ejecución de procesos, sino que ésta será el resultado de la optimización del software junto con el resto de componentes.

Respecto del almacenamiento, mientras que algunos smartwatches siguen vinculados a las aplicaciones del smartphone, la tendencia es que ejecuten aplicaciones propias e independientes, así como archivos como canciones.

Autonomía

Lo habitual viene siendo que la batería dure un par de días, salvo en algunos modelos como el Amazfit Bip con una batería que puede llegar a las dos semanas de funcionamiento con una sola carga.

El reducido espacio junto con un sistema conectado continuamente son los responsables de la escasa autonomía, aunque el hardware y un software optimizado consiguen unos buenos resultados en este apartado.

Por el momento sistemas como la carga rápida aún no ha llegado a estos dispositivos y se hace necesario quitarse el reloj para dejarlo sobre una base.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.