Un virus, posible tratamiento para el tumor infantil más letal

Científicos españoles han participado en un estudio que abre la puerta a un nuevo tratamiento contra el cáncer más letal en niños. Por primera vez en el mundo, pacientes con glioma intrínseco difuso de tronco, el tumor más letal en niños, han sido tratados con un virus oncolítico.

Los datos del ensayo, realizado con doce pacientes de distintos países, han sido publicados en New England Journal of Medicine y abren una puerta de esperanza para estos pacientes, que hasta ahora no contaban con terapias eficaces.

En el estudio han participado la Clínica Universidad de Navarra y el Cima, que destacan que se trata de una vía más prometedora para seguir avanzando hacia la cura de esta enfermedad.

Un tumor maligno infiltrado en el tronco cervical

El glioma intrínseco difuso de tronco es un tumor maligno que infiltra el tronco cerebral y que por tanto afecta a estructuras vitales del sistema nervioso central provocando manifestaciones neurológicas graves.

Se trata de un tumor agresivo, con un pronóstico todavía sombrío. Actualmente su tratamiento se basa en la radioterapia, si bien la mitad de los niños que la reciben no sobreviven más de un año.

El ensayo ha consistido en inyectar en el tumor un virus oncolítico desarrollado en el laboratorio de Juan Fueyo y Candelaria Gómez-Manzano, del MD Anderson Cancer Center de Houston, y con quienes el Laboratorio de Tumores Sólidos Pediátricos del Cima y la Clínica mantienen una estrecha colaboración.

La intervención se realizó en doce pacientes pediátricos con diagnóstico reciente de glioma intrínseco difuso de tronco, provenientes de España y de otros países europeos.

Hasta hace poco tiempo, estos tumores localizados en el tronco cerebral no se biopsiaban ni analizaban por el riesgo de secuelas neurológicas derivadas de la propia biopsia. Este ensayo no solo ha permitido obtener muestras de los tumores y caracterizarlos molecularmente, sino que ha demostrado que la inyección intratumoral de un virus oncolítico en estos tumores del tronco cerebral es realizable y se abre como una nueva vía de tratamiento.

Un procedimiento posible y seguro

Los resultados demuestran que el procedimiento es posible y seguro, es decir, apenas ha generado toxicidad y los efectos adversos observados son en su mayoría leves y tolerables.

A los pocos días de la operación los pacientes recibieron el alta del hospital y procedieron a tratarse con radioterapia en sus respectivos centros.

No obstante, precisa que al tratarse de un ensayo fase I realizado en un número muy reducido de pacientes no pueden extraer conclusiones sólidas sobre la eficacia del tratamiento, aunque es cierto que la mayoría de los pacientes han tenido una supervivencia mayor de la esperada, un resultado esperanzador que anima a seguir explorando esta alternativa terapéutica.

El virus oncolítico empleado en el ensayo es un adenovirus, un tipo de virus que causa mayoritariamente cuadros catarrales en la población. Ha sido modificado genéticamente para que solo pueda infectar, replicarse y matar selectivamente a las células tumorales.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.